También

Jugo de aloe


Jugo de aloe


El jugo de aloe es un extracto fresco obtenido de la planta de aloe. Tiene un sabor ligeramente amargo pero también múltiples propiedades, se usa tanto en el campo fitoterapéutico como en el campo cosmético.

Características y extracción



El jugo de Aloe se extrae utilizando diferentes técnicas de las plantas de Aloe, arbustos de diferentes tipos, que pertenecen a la familia Aloeacee. Estas plantas, las más conocidas son Aloe barbadensis y Aloe arborescens, crecen en áreas con un clima seco y árido, pero también están muy extendidas en los países mediterráneos, especialmente en las zonas más templadas. La planta es muy fácil de reconocer porque las hojas están copetudas y rodeadas de espinas, incluso pueden alcanzar los 80-90 centímetros de altura, tienen una apariencia carnosa y son perennes. El jugo se extrae de las hojas más maduras, para preservar el ciclo de vida de la planta y también para obtener más producto. La recolección de hojas más suculentas siempre tiene lugar en la mañana, después de un período de cuatro o cinco días cuando la planta no ha recibido agua y siempre tiende a recolectar algunas hojas por planta, de lo contrario el arbusto corre el riesgo de secarse. Antes del procesamiento, la hoja debe limpiarse con un cuchillo, en particular todos los filamentos externos y la piel deben eliminarse. La parte inferior, con su color verde brillante, es la pulpa, que se usa para hacer jugo y gel. La extracción puede realizarse por exprimido manual o con la ayuda de una centrífuga, dependiendo del producto que se obtenga. En la producción casera, de hecho, la conservación no va más allá de dos o tres semanas, ya que el jugo no contiene elementos que preserven su conservación. En este caso, el producto debe consumirse rápidamente y mantenerse en el refrigerador. Una vez extraído, el jugo tiene un color amarillo que tiende al verde. El jugo no se puede consumir puro y en grandes cantidades, por esta razón a menudo se diluye. En el mercado, el jugo de aloe a menudo se combina con el gel que se obtiene de la parte central de la planta y tiene una consistencia más viscosa. El sabor del jugo es amargo pero no desagradable, en gran distribución a menudo se vende con sabor. Existen productos a base de jugo de aloe con té verde, bayas y arándanos. La diferencia fundamental entre el jugo y el gel proviene de la parte de la planta que se trabaja. Las células ricas en jugo se encuentran en la parte inmediatamente debajo de la piel, el gel reside en la parte central. El jugo se procesa por calor y adquiere una consistencia sólida similar al vidrio. El gel, por otro lado, siempre tiene una consistencia líquida y gelatinosa y es incoloro e inodoro.

Propiedad y advertencias



El jugo de aloe tiene varios tipos de propiedades, se puede usar para resolver problemas de salud o para promover el bienestar del cuerpo y también para tratamientos cosméticos y de belleza.
La planta contiene numerosos componentes, es rica en azúcares complejos, vitaminas, sales minerales, fosfolípidos, enzimas y ácidos orgánicos, por lo que es particularmente adecuada para tratar una amplia gama de enfermedades. El jugo se usa por sus propiedades antiinflamatorias y curativas. Gracias a la acción calmante y protectora hacia las membranas mucosas, es muy útil en caso de trastornos del esófago y el estómago. El jugo de aloe a menudo se usa para purificar el cuerpo de los desechos y para aumentar el sistema inmunológico. También actúa positivamente en los huesos y problemas en las articulaciones. Recomendamos usar unos pocos mililitros de producto en un vaso grande de agua una vez al día, posiblemente por la mañana con el estómago vacío.
El jugo también actúa positivamente sobre la flora intestinal, regularizando el PH.
Al ser rico en vitaminas y aminoácidos, también se utiliza por sus propiedades antioxidantes.
El uso de jugo de aloe siempre debe durar un cierto ciclo de días, de lo contrario corre el riesgo de enfrentar algunos problemas.
El jugo de aloe no tiene contraindicaciones particulares, sin embargo, no se recomienda su uso durante el embarazo porque contiene aloína. No se recomienda su uso durante la lactancia, en caso de dolor abdominal, menstruación, colon irritado, hemorroides y problemas renales. El jugo tiene fuertes propiedades laxantes, el uso excesivo puede causar problemas con el sistema digestivo, vómitos, náuseas y diarrea. Tampoco se recomienda el jugo si toma medicamentos diuréticos, a base de potasio y cortisona. Las propiedades del jugo tienden, de hecho, a inhibir la acción de los medicamentos, que se toman por vía oral.

Jugo de aloe: curiosidad



El jugo de aloe, como todos los derivados de la planta del mismo nombre, siempre se ha utilizado por sus propiedades y beneficios, pero solo después de un estudio encargado por el ministerio de salud estadounidense en la segunda mitad del siglo XX, su uso se hizo oficial.
Los primeros usos datan de los egipcios a los griegos, pero se encontraron textos médicos en los que este producto también se usaba en China. Los antiguos mayas usaban jugo de aloe para alentar el destete de los niños, el sabor amargo y decisivo del jugo, puesto en la leche materna, lo hacía desagradable, por lo que los pequeños comenzaron a comer más.
Al comprar jugo de aloe, siempre verifique los ingredientes y las diversas certificaciones de productos para ver si es puro o si hay otros productos y extractos agregados. Por lo general, el precio es bastante alto, un litro también puede costar entre 25 y 30 euros.