También

Miel de acacia


Miel, un regalo de la naturaleza.


La miel es un producto derivado del procesamiento de sustancias azucaradas, como el néctar y la melaza, que se encuentran en la naturaleza por las abejas trabajadoras domésticas, que transportan la sustancia desde las plantas y las flores hasta la colmena, donde las abejas que se alimentan aseguran que se deshidraten para su correcto funcionamiento. conservación que ocurre gracias a la aireación de la colmena. Solo interviene el apicultor, que al final de las floraciones, que demora mucho tiempo dependiendo del tipo de miel y el contenido de glucosa, extrae los perritos llenos de miel de las colmenas, los conserva y, en el momento adecuado, después de la extracción de la miel, filtra y decantar la sustancia, que, una vez hecha espuma, se puede colocar en latas esterilizadas y selladas herméticamente, sin agregar estrictamente, prohibido por la ley italiana. De esto deriva un alimento con virtudes reconocidas sobre todo por el hombre, que lo utiliza ampliamente y no solo en la cocina como edulcorante y energizante. De hecho, la miel es un poderoso antibacteriano, que actúa favorablemente tanto en los sistemas respiratorio, circulatorio, nervioso y digestivo. Y es gracias a esta propiedad que la miel tiene una gran capacidad para mantenerse durante mucho tiempo en un lugar fresco, seco y sombreado, pero sobre todo bien sellado, ya que al ser higroscópico tiende a absorber la humedad. De esto derivan otras cualidades, basadas en el néctar adquirido por las abejas, que le da color, sabor y diferentes características organolépticas. Entre los muchos tipos de miel, castaño, tilo, lavanda, romero y miel de cítricos se encuentran algunos de los más famosos, aromáticamente únicos y de diferente consistencia azucarada. De la miel se obtienen otros productos como el vinagre de miel, conocido y utilizado desde la antigüedad, la bebida de los dioses o hidromiel y propóleo, antiséptico, protector y curativo, cualidades que lo convierten en una droga natural pero poderosa, también utilizada en medicina alternativa

Entre las diferentes cualidades de la miel unifloreal, la más solicitada por el mercado italiano y extendida en las tiendas es, sin duda, la miel de robinia, más conocida como miel de acacia, con sus famosas propiedades terapéuticas. La robinia, Robinia Pseudoacacia L., es un arbusto leguminoso muy resistente pero no excesivamente longevo, importado en el siglo XVII desde América del Norte a Europa por el herbolario del rey de Francia, Robin, que a fines del siglo XVIII también llegó a Italia extendiéndose rápidamente en Italia. toda la península Actualmente, la miel de acacia se produce principalmente en el norte de Italia, Abruzos y Campania. Sin embargo, la producción es insuficiente con respecto a la solicitud, aunque hay grandes producciones en los Prealpes, por esta razón la miel de acacia proviene en parte de Europa del Este y China. De hecho, este producto es muy delicado y sensible al clima, por lo tanto, la cantidad anual, que se fuma en las llanuras en mayo y luego aumenta de altitud con el paso de los días, a menudo sufre variaciones.miel de acacia: miel de acacia, un oro líquido precioso



Las propiedades de la miel de acacia, que la convierten en un tesoro precioso, residen sobre todo en su consistencia líquida, dependiendo de la cantidad de agua presente, y en el tono dorado, con un olor floral ligeramente afrutado y un sabor dulce pero no empalagoso, bastante delicado. y no tan persistente como el de vainilla. Estas características hacen que a menudo sea agradable incluso para los niños, a quienes es bueno administrarlo en lugar de azúcar incluso a la edad de menos de doce meses e incluso para los diabéticos, ya que la fructosa es asimilable sin intervención de la insulina en el cuerpo humano. Se puede deducir que este alimento es perfecto en todas las dietas, incluso las más específicas, como las de los deportistas, ya que tomar miel ayuda a la recuperación después del esfuerzo físico porque es inmediatamente asimilable, o en dietas para adelgazar, ya que la miel proporciona la cantidad correcta de azúcar. endulzando más que la sacarosa pero con menos calorías.
Sin embargo, el productor debe prestar mucha atención a la recolección de miel de acacia, porque su delicadeza lo hace más vulnerable a la acción de agentes extraños, como una mezcla con otras flores o a la calidad de las colmenas y su conservación, cuya intervención Es inmediatamente perceptible en la alteración del aroma o fragancia del producto terminado. Es por eso que el apicultor no solo tendrá que cuidar la cosecha, sino que también facilitará el trabajo de las abejas, trasladando las colmenas a la langosta cercana, para evitar comprometer la pureza de la miel. De hecho, este tesoro tendría su efectividad curativa comprometida si no se trabajara de la mejor manera. Recordamos las virtudes antibacterianas que actúan al ingerir la sustancia, pero también al aplicar directamente miel en las partes lesionadas. De hecho, la costumbre doméstica quiere que al esparcir miel de acacia sobre una herida, una llaga o una quemadura, el efecto calmante sea inmediato debido a la capacidad de la miel de intervenir en los capilares, lo que favorece su reconstrucción.
Finalmente, el uso de la miel de acacia como producto de mesa o cocina no es menos importante. No se trata solo de rellenar panqueques o quesos, la miel también puede ser un ingrediente real. Solo piense en las bebidas para saciar la sed hechas de agua, miel y limón, batidos, dulces, yogures o pasteles y galletas endulzados con miel sin el uso de azúcar. La famosa cicerchiata requiere expresamente dosis de miel o manzanas horneadas como diferentes calidades de helado. Por lo tanto, la miel es un producto precioso para el hombre, un regalo de la naturaleza que a menudo nos brinda tesoros saludables y sabrosos.