Flores

Macetas


Práctico y estético para interiores y exteriores.


El uso de macetas es principalmente práctico, ya que le permiten plantar plantas sin cultivarlas en el suelo, pero no olvidemos el lado estético. Cualquiera que quiera hacer que su propio jardín sea único e inimitable puede recurrir a la amplia gama de jarrones en el mercado: las formas, tamaños y colores de los jarrones ayudarán a personalizar el exterior de la casa, haciéndolos también estéticamente agradables.
Las macetas pueden contener cualquier tipo de planta. Las plantas frutales de tamaño mediano se cultivan silenciosamente incluso en macetas, mientras que las de floración son ideales para decorar tanto en interiores como en exteriores. En casa también puede guardar plantas medicinales como el aloe, mientras que en la cocina es posible colocar frascos de mejorana, perejil y otras plantas útiles para la preparación de sabrosos platos. Las plantas perfumadas como la hierba de limón también son ideales para guardar en macetas, esenciales para ahuyentar a los molestos insectos como los mosquitos.
Por lo tanto, los jarrones no solo tienen una función práctica, sino que son accesorios de decoración reales. En el mercado hay colores y formas para adaptarse a cada necesidad. Sin embargo, recordemos que cultivar una planta en maceta requiere curas que dependen únicamente de nosotros mismos. Sin embargo, existen numerosos beneficios, como la posibilidad de mover las plantas de un lugar a otro y colocarlas en áreas con un clima favorable para el desarrollo de la planta.
En resumen, cuando se trata de jarrones, solo existe la vergüenza de la elección, pero antes de proceder con la compra siempre es bueno evaluar también las características de la planta, para que no esté sujeta a choques que puedan causar su muerte.

Características y tipos para la elección correcta



La compra de macetas de jardín está indicada para cualquier persona que quiera cultivar plantas pero que no tenga el suelo adecuado. Los suelos de baja calidad absorben agua y nutrientes demasiado rápido, ciertamente no son aptos para su propósito. En estos casos, será bueno optar por el cultivo en macetas, también suministrando un suelo industrial libre de insectos dañinos. En términos generales, los suelos de última generación deberían ofrecer protección contra las infecciones de las plantas; sin embargo, si una de las plantas se infecta, es aconsejable retirarla inmediatamente de la maceta y aislarla para no propagar la infección.
Las macetas permiten cultivar y cultivar varios tipos de plantas. Las hierbas son ideales para crecer en macetas, especialmente porque estas últimas te permitirán mover fácilmente tus plantas desde afuera hacia adentro y viceversa.
Incluso las plantas frutales se pueden cultivar en macetas, siempre que tenga cuidado de elegir una de tamaño adecuado. Antes de proceder con la compra, será bueno obtener información y asesoramiento de un florista experto.
¿Y qué hay del material de los frascos? La elección debe hacerse en función de parámetros tales como las necesidades de la planta, el clima de su área y, obviamente, la disponibilidad económica.
Los frascos de plástico son, sin duda, los más extendidos y económicos, fáciles de transportar y de limpiar, resistentes y versátiles. Su uso se puede combinar con el de muebles de plástico adicionales para el jardín, como mesas, sillas y cenadores.
El plástico tolera bien las variaciones de temperatura, también es resistente al agua y no absorbe agua. El moho y el liquen no dañan el plástico, por lo que los frascos se pueden dejar al aire libre durante mucho tiempo.
Aunque no se considera el material ideal para la decoración exterior, los jarrones de plástico se prestan a la experimentación creativa de todo tipo. Por ejemplo, en el caso de flores como las orquídeas, puede optar por un florero de plástico transparente que exponga el suelo a la luz solar, permitiendo un desarrollo óptimo de la planta.
En el mercado también es posible encontrar jarrones de piedra, ideales como accesorios de decoración incluso dentro de las casas. Estos jarrones combinan practicidad y estética, además de ofrecer una notable durabilidad. Deseados por su elegancia innata, son contenedores utilizados desde los albores del tiempo y capaces de ofrecer un gran potencial.
El peso de un jarrón de piedra evita que el viento lo mueva, aunque puede crear dificultades si desea cambiar el diseño de los muebles. Resistentes a golpes y deformaciones, los jarrones de piedra se adaptan perfectamente al cultivo de cualquier tipo de planta, sin mencionar que es poco probable que sean dañadas por las plagas.
La resistencia de este material significa que las macetas se pueden dejar en el jardín en cualquier condición climática, ya que no tienen miedo al frío y al calor. La única precaución que se debe tomar es limpiarlos periódicamente de moho y líquenes, para preservar la belleza original con el tiempo.
Existen infinitas variaciones de estos jarrones en función de su forma, estilo y mano de obra. Los modelos clásicos tienen un solo orificio en la parte inferior para evitar que el agua se estanque.
Alisados ​​o pulidos, opacos y ásperos, decorados con adornos o bajorrelieves, las características son infinitas y adecuadas para cada necesidad.
Desde un punto de vista puramente estético, los jarrones de piedra ofrecen un impacto notable dentro de cualquier jardín, destacando decisivamente en medio de otros materiales. Capaces de impresionar a los huéspedes y darle a su jardín un ambiente clásico, los jarrones de piedra son la mejor opción para embellecer las villas junto al mar o los edificios más elegantes.
El color más utilizado es sin duda el blanco, pero últimamente incluso el negro está muy de moda. En el último caso, tenga cuidado de colocar el jarrón en un entorno luminoso, o corre el riesgo de que pase desapercibido.
Los jarrones rosados, amarillos u ocres son igualmente decorativos, aunque no son demasiado llamativos.
Para exaltar al máximo la estética de su jardín, no faltarán jarrones de terracota. Es un material natural, perfecto para hacer jarrones ya que la planta no percibe a la terracota como un extraño. Además, las paredes de los jarrones son capaces de absorber el exceso de agua, manteniendo siempre el suelo suave gracias a la porosidad de la propia terracota.
Resistentes y ligeros, los jarrones de terracota son fáciles de mover pero al mismo tiempo ofrecen buena estabilidad y resistencia a la intemperie, siempre que el grosor de los mismos sea adecuado.
Estos son jarrones que generalmente se consideran muebles, capaces de romper la austeridad de un hogar y darle un toque de color al jardín. Aunque no es un material valioso, los floreros de terracota pueden enriquecer jardines y casas con diseños originales que no tienen nada que envidiar a materiales como el mármol.

Floreros: manos a la obra



Realmente no hay límite para las posibilidades decorativas que ofrecen los jarrones en el mercado, solo confíe en su sentido estético y por qué no, incluso en el estilo creativo del momento. Sí, porque hay varios trabajos que podemos hacer para que la casa y el jardín sean aún más hermosos. Entonces, ¿por qué no decorar nuestros jarrones? podremos pintarlos con colores acrílicos, quizás experimentando con la técnica country tan popular en los Estados Unidos. Incluso las conchas se pueden usar para embellecer nuestros floreros, ya sea que los guarde en el jardín o en el hogar como adornos. Alternativamente, también puede recuperar jarrones viejos en desuso y darles una nueva vida.
No tenga miedo y experimente: formas, colores, dimensiones y materiales están a su disposición.